El Gobierno de Murcia confina la región y todos sus municipios

El Gobierno de Murcia ha decidido este miércoles confinar perimetralmente toda la región y cada uno de sus 45 municipios, justo cuando ha alcanzado una incidencia media de 639,8 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y de 363,3 en los últimos 7 y una tasa de positividad en las PCR de alrededor del 15 % en las jornadas recientes.

Así lo ha confirmado el presidente del gobierno de Murcia, Fernando López Miras, en una rueda de prensa tras la reunión del Comité de Seguimiento del covid-19 y de reunirse telemáticamente con los alcaldes de los 45 municipios y los portavoces de los grupos parlamentarios de la Asamblea Regional y con su presidente, Alberto Castillo, para trasladarles esa decisión.

Según ha detallado, los ciudadanos podrán circular libremente por sus municipios de residencia, pero no podrán entrar ni salir de ellos ni de los límites de la comunidad, salvo para ir y volver del trabajo, a centros educativos o de formación o a citas médicas y por otros motivos de fuerza mayor, como el cuidado de dependientes y mayores.

Además, se someten a fase 1 flexibilizada hasta el lunes 9 de noviembre los municipios que acumulan en los últimos 7 días por cada 100.000 habitantes 733 casos (Beniel), 616,2 (Lorquí), 559,6 (Archena), 546,4 (Bullas), 543,9 (Fortuna), 543 (Ceutí), 527 (Torre Pacheco), 494,4 (Cieza) 489,6 (Abanilla) y 484,3 (Totana).

En todos ellos el gobierno de Murcia ha dictaminado, además del confinamiento y el toque de queda, se limitará la actividad hostelera, que solo se podrá prestar en terrazas y exteriores.

La medida establecida por el gobierno de Murcia podrá ser revisada y prolongada más allá de la fecha de vigencia del estado de alarma en función de la situación epidemiológica, ha explicado el consejero de Salud, Manuel Villegas. Los centros educativos continuarán su actividad en los 45 municipios, como hasta ahora.

Quedan fuera de esa fase 1 flexibilizada dos municipios con una elevada incidencia de casos: Murcia capital (699 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y 424 en los últimos 7) y Molina de Segura (752,5 y 397,8 en los últimos 14 y 7 días), el primero y el cuarto de la región en número de habitantes por los que los periodistas han preguntado en varias ocasiones.

Al respecto, Villegas se ha limitado a señalar que es «complicado» establecer un «equilibrio» en este tipo de medidas duras, que se podrán modificar, porque «si la situación no mejora, tendremos que adoptar medidas aún más restrictivas».

Miras ha enmarcado estas decisiones, avaladas por los técnicos de Epidemiología, en la proximidad del día de Todos los Santos, en el que hay un aumento de la movilidad y los encuentros familiares, y ha insistido en la importancia de «evitar desplazamientos injustificados que podrían resultar fatales».

Sobre la posibilidad de imponer un confinamiento total que no permita la libre circulación ni la salida de casa, como ocurrió en marzo, ha señalado que es una decisión que debería estar enmarcada en el decreto estatal del estado de alarma y que en principio no está contemplada.

Los veterinarios de mascotas los únicos sanitarios que seguirán con un IVA del 21%

El Gobierno ha aparcado un plan que sí tenía para 2020, bajar el IVA a los productos veterinarios (que habría tributado al 4%) y de los servicios veterinarios, que habrían pasado del 21 al 10%”. Así os lo contaba mi compañera Clara Pinar ayer en su noticia sobre las bajadas de impuestos que se han ‘caído’ de las cuentas.

Hay que conseguir dinero y el IVA de lujo para los productos y servicios veterinarios no va a reducirse, como habían prometido. Lo mismo ha sucedido con el IVA de compresas o tampones o el de impuestos de sociedades para las pymes por ejemplo. Pero este blog va de lo que va, así que voy a centrarme en el IVA veterinario.

Hagamos un poco de memoria. La subida del 8% al 21% de IVA, que no aplica a los productos y servicios veterinarios ganaderos que se alzaron del 8% al 10% creando un agravio comparativo dentro del mismo oficio, fue aprobado en 2012 por el gobierno de Mariano Rajoy. La crisis económica obligaba a encontrar caladeros de financiación pública.

Desde el primer momento el colectivo veterinario hizo ver, con toda la razón, que encarecer estos servicios iba a traducirse en que los animales pasaran menos por sus consultas para vacunaciones, desparasitaciones y tratamientos, lo que se iba a traducir en más riesgo de zoonosis y peor calidad y expectativas de vida para nuestras mascotas, sin entrar en otras consideraciones económicas sectoriales.

Ha sido una reivindicación constante de los veterinarios clínicos de animales de compañía, que siguen siendo ocho años después, pese a todas sus justas protestas, los únicos sanitarios que mantienen el 21% en sus consultas

Hace dos semanas se aprobó en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados una Proposición no de ley que instaba al Gobierno a rebajar este IVA, una medida que además venía incluida en el acuerdo de coalición de PSOE y Podemos.

Pues finalmente no ha sido así, ayer mismo supimos que el IVA veterinario se mantiene, con discrepancia incluida entre los dos socios de gobierno.

Curar o atender a un animal enfermo o herido no es un lujo, es un deber moral llevan clamando los veterinarios desde 2012 con toda la razón. Habrá que seguir recordándolo.