Las huelgas ponen en peligro el puesto de 100.000 personas

Las huelgas de transporte causada hace un par de días por los camioneros, ha provocado ya una parada de producción importante en varios sectores y, estanterías completamente desiertas por la escasez de alimentos y otros productos que no han podido recibir durante esta semana, lo que ha supuesto una creciente dificultad para operar con normalidad a las empresas.

Algunos supermercados e industrias dedicadas a la alimentación reconocen que » la situación en la que nos encontramos es inadmisible» y, replican al gobierno una intervención inmediata para que todo se solucione lo antes posible.

Algunos grandes empresarios justifican que «la huelga ya ha causado la paralización y cierre de sus fábricas, además de provocar grandes daños económicos». Tal es la gravedad del asunto, que algunas de las grandes empresas como Cuétara, Danone, Calvo o Estrella Galicia ya han parado su producción o, se verán obligados a hacerlo dentro de poco por la escasez de productos.

No solo cuenta con graves problemas el sector alimenticio, también cuentan con ello otros sectores como el siderúrgico, la construcción y el del automóvil entre otros. Todos cuentan con escasez de productos y, deberán reducir o parar la producción en breves instantes por esta misma razón, ya sea, falta de piezas en el automovilístico, inexistencia de material de construcción o, problemas para abastecer las materias primas y, por supuesto, entregar los productos a los clientes.

Sigue sumándose más gente a las huelgas

Este mismo lunes, se sumaron a las protestas tres asociaciones de transportistas de la CNCT, al igual que la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores, quienes se sumaron a las huelgas de transportistas el pasado viernes y, desde entonces han parado su producción un 70%.

Las últimas incorporaciones las han tenido los taxistas, conductores de ambulancia, vehículos de alquiler entre otros que, para protestar sobre los encarecidos precios energéticos, convocarán una manifestación este mismo domingo en Madrid, lo que ha alertado a algunos de los socios del parlamento.

Es por todo lo citado anteriormente por lo que, el Gobierno ha puesto de manifiesto que está realizando reuniones con las empresas dedicadas al sector petrolero y, energético para «intercambiar posiciones», con el fin de tomar nuevas medidas en un periodo de tiempo relativamente corto y, ponerle fin de una vez las huelgas.

¿Cómo nos perjudica la calima?

La calima trajo a España una mala calidad del aire debido al polvo en suspensión traído desde el Norte de África por el viento, lo que la hace perjudicial para personas con enfermedades respiratorias.

La calidad del aire empeoro en diferentes regiones del país pero, sobre todo, una de las zonas que más perjudicada resulto ser Murcia, pues según nos dice el Índice Nacional de la Calidad del Aire (ICA), lo normal es que no sobrepase los 40 µg/m3 de las partículas mientras que, los niveles que se captaron en Murcia fueron de 300 µg/m3.

¿Qué provoca el Calima en nosotros?

Siempre, las tormentas que contienen partículas de tierra pueden provocarnos alergias y asmas en las personas que cuentan con enfermedades respiratorias y el polvo del Sahara, al ser partículas en suspensión, dependiendo de la dimensión con la que estas cuenten pueden llegar a entrar por nuestro aparato respiratorio mediante la respiración.

Además, si estas partículas consiguen entrar en nuestra respiración y llegar a los bronquios, pueden llegar a provocarnos broncoespasmos perjudiciales para la salud. También, pueden causarnos picor e irritación de ojos si pasamos mucho tiempo expuestos a estas partículas en la calle.

¿Cómo evitar que nos perjudique?

  1. Lo mejor para estos casos es utilizar mascarillas para filtrar las partículas que se encuentran en el aire. La más recomendable para este tipo de casos son las FFP2.
  2. Intentar salir lo menos a la calle, sobre todo si tienes enfermedades respiratorias o, si son niños pequeños ya que, son más débiles hacia estos temporales
  3. Beber agua en abundancia y cerrar las ventanas de casa.
  4. Lavarse los ojos con mucha agua o suero si se produce irritación o picazón para no dañar la superficie ocular.