Viruela del mono: ¿Cómo se contagia?

El Ministerio de Sanidad ha activado la alerta sanitaria por viruela del mono. Esta es una enfermedad muy inusual que apareció por primera vez en África central y occidental y, ahora, se registran 7 casos en España y 16 en estudio. También se han detectado varios contagios en otros países como Reino Unido con 9 infectados y en Portugal con 5 personas.

¿Hay riesgo de infectarse de viruela del mono?

Este virus es muy inusual verse en humanos y, por lo tanto no se considera contagioso entre personas. Según el Ministerio de Sanidad, «la transmisión a otra persona es muy limitada».

La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido también indican que el riesgo de transmisión en general es «leve». Sin embargo, los británicos investigan el vínculo entre los casos dados y recapacitan que podría ser una transmisión comunitaria».

El director de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias Fernando Simón, proclamó que «la viruela del mono no generará un contagio fuerte en España», pero hay que andar con precaución porque no es descartable tampoco.

¿Cómo se transmite este virus?

La OMS declara que los contagios se producen mediante «contacto estrecho con secreciones que se encuentran infectadas en lesiones cutáneas de un infectadas o por vías respiratorias, o con material contaminado por fluidos o lesiones del paciente». En España, la Consejería de Sanidad madrileña explica que «la transmisión del virus del mono es respiratoria, y por las características de los casos, la transmisión podría haberse dado por contacto con mucosas durante relaciones sexuales«.

La OMS apunta que «la transmisión se contagia por gotículas respiratorias tras prolongados contactos cara a cara con los diferentes pacientes, lo que hace que los miembros de la familia de los casos activos estén expuestos a un mayor riesgo de infección».

Además, la OMS añade que la viruela del mono «se produce por contacto con sangre, lesiones de piel o mucosas de animales infectados o por líquidos corporales de los mismos. Los casos producidos en África son resultantes del manejo con ardillas, ratas gigantes de Gambia o monos infectados. Es por eso, que se consideran a los roedores el principal transmisor del virus.

como se transmite la viruela del mono Viruela del mono: ¿Cómo se contagia?

¿Qué síntomas causa la viruela del mono?

Los síntomas de la viruela del mono son semejantes a los de la viruela común, pero más flojos. La incubación de este virus puede llegar a persistir desde 6 días hasta 16, provocando fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolores de cabeza y cansancio e inflamación de ganglios linfáticos. Los síntomas que se presentan en menor proporción son úlceras en la boca, sensibilidad a la luz, conjuntivitis, tos, dolor de garganta y náuseas o vómitos confirma Nigeria, país con más experiencia abordando estos virus.

De 1 a 3 días desde la aparición de fiebre pueden aparecer erupciones o lesiones cutáneas en el rostro y resto del cuerpo del paciente. La mayoría de casos suelen ser en la cara con un 95% y, con un 75%, en la planta de los pies y la palma de las manos.

La evolución de estas lesiones pueden ser de diferentes tipos como: pústulas, lesiones de base plana (maculopápulas) o ampollas llenas de líquido. 10 días más tarde se secan produciendo costras y se caen de manera automática en un período de hasta 3 semanas.

El número de lesiones pueden afectar desde la córnea y conjuntiva palpebral con un 20% de casos, genitales 30%, hasta en las mucosas de la boca con un 70 %.

¿Cómo tratar este virus?

Aunque no hay vacuna para este virus, la Dirección de Salud Pública de Madrid está considerando «el uso de la vacuna de la viruela para controlar la transmisión y el uso de antivirales que sean necesarios» ya que, esta demuestra una eficacia de hasta el 85% en la prevención de la viruela del mono.

Otras formas para evitar los contagios, es evitar en la medida de lo posible el contacto con personas que se encuentren contagiadas y a sus contactos. Por último, la OMS recomienda evitar » el contacto con primates o roedores y, evitar la exposición a sangre y carne , y cocinarlos muy bien antes de ser consumidos».