Cierran los bares y restaurantes de la Región de Murcia a partir del sábado por la COVID-19

La medida se implanta, por el momento, durante 14 días. Los establecimientos solo podrán preparar pedidos a domicilio y de recogida en el local, pero no tendrán permitido servir ni en terrazas ni en el interior.

El Gobierno regional cerrará a partir del sábado 7 de noviembre los bares y restaurantes de la Región de Murcia durante al menos 14 días ante el avance de la pandemia de coronavirus.

La decisión, tomada por el Comité de Seguimiento Covid-19 de la Región, implica que los bares y restaurantes podrán seguir teniendo el servicio de comidas a domicilio y recogida de pedidos en el establecimiento, pero no podrán tener clientes ni en el interior ni en las terrazas.

El Ejecutivo autonómico implanta esta dura medida ante los datos de contagios que anota la Región, que se sitúa en riesgo extremo, según los indicadores del Ministerio de Sanidad. En las últimas 24 horas, casi mil positivos fueron detectados en la Región de Murcia y fallecieron 12 personas.

Además del cierre de los bares, el Comité de Seguimiento recomendó cerrar los parques infantiles a partir de las 19.00 horas, y anunció la puesta en marcha del plan de contingencia que habilitará 500 camas en hospitales para evitar el colapso de los servicios de Urgencias.

Empresas españolas pierden millones durante el Covid-19.

Importantes firmas textiles del panorama nacional han perdido millones de euros durante su primer trimestre fiscal debido a la crisis de la reciente pandemia del COVI-19. El cierre temporal de tiendas durante el periodo de alarma conllevó una importante caída de ventas.

Firmas como Adolfo Domínguez con una perdida de 8,1 millones o Inditex con sus elevados 409 millones de euros de perdidas en su primeros trimestres. Muchas de estas empresas textiles se han visto obligadas a tomar medidas extraordinarias como la reducción de gastos, el freno de nuevas producciones y obtener financiaciones. Y lo más importante la integración o mejora de la venta de tiendas “online”.

Los impactos del COVID-19 en nuestra región…

Otras empresas o firmas no han podido subsistir y se han visto obligadas a echar el cierre. El impacto de esta pandemia ha sido demoledor, solo en Murcia se cerraron en marzo 2.869 empresas, sobre un 85.873 en todo el país. Viéndose más afectados los sectores de la hostelería y el comercio. El paro ha descendido en  numerosas comunidades autónomas gracias a la activación de empleo en la campaña de verano. El gasto de prestaciones por ERTE desciende notablemente a cuando alcanzó su máximo valor en el mes de julio.

¿Como afecta el Covid-19 en las ventas online?

Cierto es que frente a esta caída de las tiendas físicas, las ventas en internet se dispararon en más de un 50% y se posicionó como la mejor fuente de ingresos de muchas de las compañías textiles. Pero desgraciadamente la Institución prevé un escenario poco favorecedor para el comercio de moda en España. Teniendo en cuenta también que este mes de agosto subió un 1% el índice de consumo (IPC) del sector del vestido y calzado en España según dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Importante mencionar el descenso de más de 16 millones de turistas extranjeros y a su vez la caída de sudesembolso, un 17,8% hasta 994 euros y la media diaria bajo un 23,3% hasta 123 €.

 

Toda esta crisis ha cambiado los hábitos de compra de muchos consumidores y la manera en como interactúan con las marcas. Dedicamos menos tiempo, ahorramos en superficialidad y nos centramos en las cosas que realmente importan.

El miedo al contagio y al aumento de rebrotes generará que sigan creciendo las compras de internet hasta en un 24% más que durante el estado de alarma. El consumidor reducirá sus salidas a espacios físicos, acortando el tiempo dedicado a las compras e incluso limitará la adquisición de productos a un mismo local.

La nueva situación genera una actitud hacia el ahorro debido a las dificultades económicas de muchas familias, teniendo más control sobre los gastos. Sin realizar grandes acopios, ya que se ha perdido un poco el miedo al desabastecimiento. Se comprará un 34% más en marcas blancas y se tendrán mucho más en cuenta las ofertas y promociones.

Habrá una fuerte inversión en tecnología y entretenimiento, aumentará el uso redes sociales donde se tenderá a compartir la experiencia de compra y exposición de productos. Y se toma bastante en cuenta la relación entre los fabricantes y las marcas, el factor salud, la naturaleza, el deporte, la economía colaborativa y  lo relacionado con ecología.

Es evidente que esta pandemia del COVID-19 está generando de importantes cambios tanto para el consumidor como para las empresas. Y que estas se están viendo obligadas al cierre y las más fuertes a tener reciclarse y adaptarse rápidamente a todos estos nuevos cambios.

 

Si te ha gustado el artículo, no dejes de compartirlo en las redes sociales con tus seres queridos. Si lo prefieres, déjanos un comentario y estaremos encantados de contestarte. ¡Muchas gracias!

Valoramos tu opinión:
5/5