Investigadores españoles localizan especies con propiedades antitumorales en zonas del Mediterráneo

Un estudio del Instituto de Ciencias del Mar y de la Universidad de Girona ha detectado que en determinados fondos del Mediterráneo viven especies animales con propiedades antitumorales.

Un estudio del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) y de la Universidad de Girona (UdG) ha detectado que en determinados fondos del Mediterráneo donde se practica la pesca de arrastre viven especies animales, como estrellas o erizos, con propiedades antitumorales.

Según informa la UdG, las moléculas bioactivas que contienen son clave para la fabricación de nuevos fármacos útiles para tratamientos como el del cáncer.

El trabajo habla de los hábitats de agregación de crinoideos, animales de la familia de los equinodermos que incluyen, además de estrellas y erizos, a las holoturias, conocidas como pepinos de mar.

Los hábitats de estas especies se encuentran en el Mediterráneo entre los 120 y los 170 metros de profundidad y albergan gran cantidad de peces de interés comercial.

Además del cáncer, los nuevos fármacos de origen marino permitirían también combatir otras enfermedades de origen bacteriano o vírico.

El estudio revela que el 14 % de las especies que componen los descartes de la pesca de arrastre en hábitat de agregación de crinoideo es portador de moléculas con propiedades antitumorales, antibacterianas, antioxidantes o antihipertensivas.

El investigador del ICM-CSIC Alfredo García de Vinuesa recuerda que estos crinoideos son «pescados y descartados» y que, un 16 por ciento de ellos, podrían contener «moléculas con potencial bioactivo, ya que se han observado en animales del mismo género».

Otra conclusión del trabajo es que el 68 % de las especies o géneros con moléculas bioactivas presentan una vulnerabilidad media o alta a la pesca de arrastre, por lo que se sugiere su protección y que se dé prioridad a la obtención de forma sintética de esas mismas partículas o se gestione su explotación.

Coronavirus en Alicante: denuncian a la Conselleria para que vacune a los médicos de la privada igual que en la pública

El Colegio Oficial de Médicos de Alicante (COMA) ha solicitado este miércoles ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo medidas cautelares para que la Conselleria de Sanidad vacune a todos los médicos de la provincia del sector privado y otros ámbitos, de igual forma y en las mismas condiciones que sus compañeros de la pública.

«Esta decisión se toma tras comprobar la inacción de la Administración y al considerar, desde la asesoría técnica jurídica del Colegio, que existe una actuación discriminatoria, puesto que también hay grupos de primera línea atendiendo directamente a pacientes infectados o con riesgo de infección y que no han sido todavía vacunados», ha denunciado el COMA en un comunicado.

Además, han recordado que son numerosas las consultas y quejas recibidas por parte de médicos afectados exigiendo la vacunación y un mismo tratamiento que sus compañeros y, que pese a trasladar a la Administración, no han podido obtener respuestas en forma de una clara información de estrategia y cronograma de la vacunación a dicho personal

La Estrategia de Vacunación Covid-19 en España-Líneas Maestras, actualizado el 23 de noviembre de 2020, del Ministerio de Sanidad incluye, en la primera etapa, en cuanto a orden de prioridad, la vacunación en residencias socio-sanitarias, a personal sanitario de primera línea, resto de personal sanitario, y grandes dependientes no institucionalizados, han puntualizado.

Comparación con otras autonomías

Este documento-guía, de aplicación en la Comunidad Valenciana, no distingue según se preste asistencia en el ámbito público o en el privado, solo hace una gradación respecto al riesgo de exposición al SARS-CoV2, y otras autonomías como Andalucía, Baleares, Extremadura, Galicia, etc. están realizando las vacunaciones respetando el protocolo fijado por el Ministerio.

Es más, en la Comunidad Valenciana, en el caso de las residencias no se ha hecho ninguna distinción por su carácter público, privado o en modelo de concesión, tal como han argumentado desde el Colegio de Médicos.

Por ello, apelan a los responsables autonómicos a no ignorar esta «discriminación» y han razonado que «los médicos en ejercicio privado están haciendo frente a la expansión de la pandemia y atendiendo a pacientes que acuden a sus centros o que son derivados del sistema público al no poder absorber tanta demanda asistencial, y ponen en grave riesgo su salud».

ElPozo Murcia se lleva el Clásico-100 del fútbol sala español ante Inter por 3-4, sin público

Después de dos empates consecutivos, de una irregularidad indudable, alejado de las plazas que corresponden a un bloque de su nivel, ElPozo reivindicó su potencial en el mejor territorio para tal reafirmación: el clásico contra el Movistar Inter, decidido a un minuto y 35 segundos del final por Darío (3-4).

Un impulso esencial para ElPozo. Para su trayectoria, para su confianza, para su determinación, para su escalada en la tabla y para su rumbo hacia la Copa de España. Aún no tiene sellado el billete para esa apasionante competición, pero lo tiene más cerca: necesita sumar tres puntos en los tres duelos aplazados pendientes.


No ha perdido aún lejos del Palacio de los Deportes de Murcia el conjunto dirigido por el argentino Diego Giustozzi, que quiere más -y necesita más- mientras reconduce su mirada a la zona alta, vencedor de un partido trepidante con el gol decisivo de Darío y con muchas cualidades relevantes e indispensables para ganar al Inter.

Este martes demostró pegada ofensiva, ambición, una firme defensa, resistencia -cuando aguantó dos minutos en inferioridad con 2-3 en el marcador-, una intensidad enorme, un portero certero, Espíndola, que también fue un muro cuando el equipo madrileño más insistió, y una tremenda capacidad de reacción: al 3-3 de su rival a dos minutos y 20 segundos del final contestó con el 3-4 definitivo.

Todo eso, menos la contundencia en ataque, también lo tuvo el conjunto madrileño, pero no hay cuestión más incontestable en un deporte como el fútbol sala que la eficacia ofensiva. Por mucho que lo intento sin pausa, por más ambición que propuso sobre la pista, no alcanzó para lograr un empate que lo frena en la clasificación.

Antes del duelo estaba en números o promedio de ‘campeón’ de invierno -dependía de él nada más terminar la primera vuelta al frente de la tabla si ganaba este choque y los otros aplazados pendientes-, ahora no. Ahora tiene dos equipos que pueden sumar más que él (el Levante y el Jimbee Cartagena) y uno que ya tiene los mismos registros que podría alcanzar él: el Palma, el actual líder.

Ni el Inter ni ElPozo dominan la clasificación, ni son tan visiblemente favoritos como siempre, pero el clásico, desde este martes centenario en la Liga, no atiende ni a las posiciones ni a las rachas positivas o negativas ni al pasado, sólo al momento, a los 40 minutos que surgen sobre la pista, impredecibles muchas veces, trepidantes casi siempre y con una intensidad imponente, desde el primer segundo y desde el más mínimo detalle del duelo.

Nada es intranscendente en un encuentro así. No hay muchos errores asumibles, salvo remedio inmediato, como el que inventó Espindola ante Pola. Una excepción en un duelo y un deporte en el que cada fallo casi siempre penaliza con severidad, más aún cuando sobre la cancha hay futbolistas de las cualidades de ambos equipos.

Le pasó a Bruno Iacovino, que despejó de cabeza hacia atrás quizá un balón que no era suyo; a Jesús Herrero, superado por el toque de su compañero cuando salía a la búsqueda de esa pelota aérea, y en definitiva al Inter, que recibió el 0-1 en el minuto 7. Entre el desorden de la acción, Alberto remachó solo, sin ninguna oposición.

En un minuto, el partido entró en ebullición. Unos instantes después, Pol Pachecho ejecutó el 0-2 de estrategia; unos instantes más tarde, Fernando estableció el 1-2 de volea tras un córner. Más eficaz ElPozo, suyo fue el triunfo parcial al descanso, incluso con más distancia por el 1-3 de Marcel a servicio de Cholo Salas (m. 18) en un veloz contragolpe, y suya sería la victoria final.

Y eso que en el segundo periodo, al revés que en el primer tiempo, fue el Movistar Inter el que golpeó, con una conexión Eric Martel-Dani Saldise que apretó el electrónico con aún un mundo por jugar y competir (2-3, m. 24) y que igualó el choque a dos minutos y 20 segundos de la conclusión por medio de Borja (3-3).

Había aguantado incluso una inferioridad numérica ElPozo minutos antes, cuando Espíndola sostuvo la resistencia del 2-3 con cuatro paradas, como para dar por bueno el empate en ese momento. Inconformista, el conjunto murciano reaccionó cuando menos se intuía, por medio de Darío, con el gol del triunfo y la reivindicación.